miércoles, octubre 27, 2010

Ha nacido Sara

(De Anne Geddes, claro)

Es pequeñita, de pelo castaño, liso y rebelde y ojos azul violeta. De cejas y pestañas extrañamente rubias. De naricita ñata y respingona y con la boca de su mamá, con un piquito coqueto en el labio superior.

Es chiquitilla, duerme mucho y come bien, así que crecerá mucho. Cuando duerme parece un ángel desalado, de ésos que se caen de vez en cuando a la Tierra por demasiado curiosos y en el trayecto pierden las alas para no confundir a los niños.

Es una princesa, una duendecita y un hada a la vez. Parece que no tiene huesitos, pero cuando te coge del dedo, te aprieta con una fuerza inverosímil. Sara aprende a agarrarse a la vida, a esta vida tan nueva que tiene por delante y de la que ya ha cumplido una semana.
Tiene la piel tan suave que cuando la toco casi no la siento, parece hecha de pétalos. Estoy encantada con esta sobrinita tan preciosa. Me gusta quedarme mirándola dormir y reírme de las caras que pone en sueños: hace pucheros, saca la lengua, se encoge de hombros...¿qué soñará?
Estoy muy feliz y orgullosa de mi sobrinilla. Es un regalo. El mejor.

4 comentarios :

M_J dijo...

Felicidades tita!
Cada niño que nace es la prueba de que Dios aún cree en la humanidad.
Disfrutala!!

velvetinna dijo...

Qué bonito, me ha encantado, cuando sea capaz de leerlo se le saltarán las lágirmas. Muchísimas felicidades tita :)

veneno hipnotico dijo...

Sara,Sara dulce,Sara....no se me quita esa canción de la cabeza...¡me la como toa!

Pili. dijo...

Ohhhhhhhh que bonito, gracias de parte de la mami de Sara, me ha encantado, madre las titas como están con su sobrinita!!! Y nos queda otra duendecilla....!!!! A por super-Olalla!!!!!!!